Rgfootball | EURO U17: A SEMIS Y CLASIFICADOS PARA EL MUNDIAL U17 DE BRASIL
22066
post-template-default,single,single-post,postid-22066,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-13.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

EURO U17: A SEMIS Y CLASIFICADOS PARA EL MUNDIAL U17 DE BRASIL

La rojita empató a uno pero superó a Hungría en la tanda de penaltis. Adrián Gómez completó el partido nuevamente y anotó su lanzamiento desde el punto fatídico.

EURO U17: A SEMIS Y CLASIFICADOS PARA EL MUNDIAL U17 DE BRASIL

 

La selección española Sub-17 volvía al escenario del último partido de la fase de grupos con la clara intención de borrar el mal recuerdo del varapalo ante Italia y llenar el Belfield Bowl de Dublín de buenos recuerdos. El premio por ganar a Hungría no podía ser más atractivo: pasar a las semifinales del Campeonato de Europa y conseguir un billete para el Mundial de Brasil. ¿Se necesita más motivación?

Los magiares no iban a ponerlo sencillo, no en vano, el equipo que dirige Sándor Preisinger ganó todos los partidos de la primera fase del torneo. Un equipo fuerte y compacto que mostró sus cartas nada más empezar el duelo con un disparo que se fue por encima de la portería de Iván. España contestó en una triple ocasión protagonizada por nuestro tridente ofensivo que acabó con un remate de Germán Varela a la cruceta. El partido prometía emociones fuertes.

El segundo acercamiento español tuvo ese delicioso sabor del gol. Jordi Escobar recogió la pelota en el flanco izquierdo tras una jugada de Robert Navarro y, con una tranquilidad pasmosa, recortó dentro del área y la alojó en la portería acariciando el poste derecho de Hegyi. Un tanto de una calidad exquisita.

Cerca estuvo el delantero catalán de anotar el segundo en un mano a mano que salió fuera por muy poco pegado a la madera. No cogió la rosca adecuada ese balón. Después de la tormenta española, llegó la calma en Dublín. La actividad frenética en el área magiar dio paso a una fase del partido de «centrocampismo» en la que ninguno de los dos equipos ponía en dificultades a su hoy rival sobre el verde.

Tras el descanso y viéndose eliminada, Hungría saltó al campo con un ímpetu que le llevó a empatar el partido a los cinco minutos de la reanudación gracias a un buen tanto de Gergo Ominger. Iván llegó a tocar el cuero, pero no fue suficiente para despejar el remate. Tablas en el marcador con 40 minutos por jugar.

Según iba bajando el sol, iba aumentando la intensidad magiar en las acciones. De hecho, Aitor Gelardo se vio obligado a abandonar el campo tras un codazo en la ceja del rival, siendo sustituido por Álex Rico. España contestó a la agresividad del rival como sabe, con fútbol, intentando retomar el control del centro del campo y, por ende, del devenir del partido.

A quince minutos para la conclusión del partido, Yeremi Pino tuvo una clarísima ocasión con un remate desde el punto de penalti que resultó justo al lugar donde se encontraba el guardameta Hegyi. Hungría estaba replegada buscando la contra, el control del partido por parte de los David Gordo era absoluto, el asedio era total, pero el gol no llegó, abocando el partido a la lotería de los penaltis.

España no falló desde los once metros, anotando todos sus lanzamientos y haciendo buena una heroica parada de Iván. Una victoria sufrida que tiene un sabor muy especial, ya que además del pase a las semifinales del Campeonato de Europa (ante Holanda el próximo jueves 16 de mayo), la Sub-17 consigue un billete para el Mundial de Brasil.

 

Sefutbol.com