Rgfootball | LA GRAN ACLIMATACIÓN DE YACINE QASMI  
21853
post-template-default,single,single-post,postid-21853,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-13.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

LA GRAN ACLIMATACIÓN DE YACINE QASMI  

El punta, debutante en Segunda, se ha convertido en fundamental para Pacheta desde su fichaje  

LA GRAN ACLIMATACIÓN DE YACINE QASMI  

Yacine Qasmi representa un gran ejemplo de aclimatación inmediata tras un salto de categoría a mitad del campeonato. El delantero franco-marroquí se ha convertido en una pieza fundamental en el Elche en su debut en Segunda con 28 años. Con su notable nivel, ha hecho olvidar a Sory Kaba, ‘pichichi’ franjiverde con ocho goles hasta su salida al Dijon en el último día del mercado invernal.

Tras la marcha de Sory por el pago de su cláusula de rescisión, la Dirección Deportiva encabezada por Jorge Cordero apostó por Yacine Qasmi como su sustituto. Un punta ‘tanque’ trotamundos en Segunda B y que tenía el aval de sus 12 dianas con el Melilla entre Liga y Copa del Rey esta temporada. La entidad del Martínez Valero abonó su cláusula de 300.000 euros para ficharle en la primera semana de febrero. Y el ariete de Pontoise está respondiendo a la confianza con creces.

Titular indiscutible prácticamente desde su llegada, ha encajado muy bien en los esquemas de Pacheta. Aunque no esté destacando en el aspecto anotador, con un gol en siete partidos, influye mucho en el juego franjiverde, con su capacidad física e inteligencia de movimientos. Tiene un peso importante en que el Elche viva su mejor momento de fútbol y resultados del curso, con la permanencia casi garantizada.

Yacine Qasmi ha reconocido este jueves que no esperaba dar tan alto rendimiento tan pronto y que le ha «sorprendido mucho el cariño de club, afición y compañeros». Y ha indicado que no tiene «ninguna presión» cuando juega porque no le juzgan «por venir de Segunda B»: «Me esperaba un recibimiento con un poco más de miedo, pero no lo he notado. Por eso me veo más aclimatado y me siento más liberado en el campo. El míster no mira de dónde vienes, sino qué puedes aportar. Sé que doy siempre el 100% y me van a juzgar como si llevara diez años en Segunda».

A pesar de que está «contento» con sus actuaciones, el atacante es «muy exigente» consigo mismo y considera que debe mejorar en la faceta rematadora. Marcó su único tanto como franjiverde el pasado 24 de febrero contra el Lugo (2-2) y quiere incrementar su cifra: «A nivel de remate, no estoy bastante bien. Siendo delantero, tengo que chutar y hacer daño a los rivales, más que el juego. Estoy confiando en mi trabajo y sé que va a llegar. Estoy aclimatándome a mis compañeros y poco a poco se ajustará más».

 

Marca.com